Pato negro

Esta exhibición virtual ha finalizado

Pato negro 2020, Chile-Suecia.

Argumento:

′′Las mujeres con bolsos de mano y zapatos planos recogieron lo que podían imaginar eran restos de piernas de sus familiares.

Recuerdos del desierto de Atacama, el desierto más seco del mundo, los cuerpos militares arrojados bajo dictadura, hoy bajo democracia, su débil tradición vive por uniformados en servicio. Quieren propagar el terror, encarcelamiento y matar en la coreografía patriarcal de la nación y en la ′′ justicia

Seguimos trenzando juntos nuestros recuerdos y escogiendo piedras junto a nuestros familiares, para cavar siempre la arrogancia disfrazada del poder que da legitimidad para evitar la violencia policial y militar.

Hoy juntamos el encantamiento y la trenza solidaridad y los restos de nuestros muertos.” 

Es una coreografía. Un movimiento que siento como una herida abierta que llevo conmigo. Una herida que me enseña de la curación y desea enseñarme a sanar de mi linaje.

Un solo con dos cuerpos presentes.  

En el solo, usamos diversos conocimientos coreográficos que hemos ido adquiriendo durante el proceso coreográfico: Vuestro cuerpo, vuestro territorio – un trabajo coreográfico que investiga sobre el anhelo en relación con los movimientos sobre imágenes y sentimientos nostálgicos, que: “ había construido desde pequeña en el exilio de las y los míos, iniciado en los años 70 hasta el año 2018”, Paloma.

Desde entonces y durante el estallido social, se han ido actualizando nuevas imágenes y narrativas se han traspasado desde estos relatos y movimientos corporales, que hoy consisten en coreografías de las trabajadoras de la danza, feministas y de la resistencia que hace el frente en la medida que Chile transita en su transformación en complicidad con el movimiento social que ocurre en Chile. 

“Mi movimiento sigue hacia uno de los desiertos más áridos del mundo, el desierto de Atacama. Este último, llamado también Pato negro en idioma quechua. Mis antepasados emergen desde allí por parte del linaje de mi padre y el relato de las mujeres de Calama, que durante el 70 y 90 se agachaban en busca de los huesos de sus familiares, que habían sido tirados por los militares.

Este movimiento eterno se hace presente y con esto mi estrecha relación con el sentir el anhelo de un lugar en el mundo. Me cuestiono mi huella heredada. Atacama me enseña, – nada se borra, solo se reescribe sobre lo ya escrito.

Acudo esta vez al Pato negro para convertirlo en una pregunta; Adondé va el amor cuando parece haberse olvidado?”.

Créditos:

Dirección : Paloma Madrid

Performer: Ninoska Benavides, Paloma Madrid

Cámara: Elisa Torres

Edición: Petra Coppla Dahlberg

Música: Humanas Maquinarias: Carmen Lienqueo & Pintocabezas

Año: 2019 (creación) – 2020 (estreno)

Deja un comentario

Scroll to top
error: Contenido protegido !!